top of page
  • Foto del escritorÁngela Santana

“Sectores protagonistas del 2022 y sectores con oportunidades para el 2023"

Actualizado: 17 mar 2023

El periodo post crisis demostró que la República Dominicana goza de un crecimiento económico de base amplia, es decir que la mayoría de las actividades económicas crecieron respecto a los años de crisis, a pesar de que algunos sectores mostraron tasas inferiores a su usual crecimiento. El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) así como algunos organismos internacionales estiman que el año 2022 cerrará en un 5.0%, la entidad proyecta una inflación de 7.2%, aún por encima de su meta de inflación, y una tasa de cambio alrededor de RD$56.5 por un dólar estadounidense.


A pesar de los shock externos, como son: La inflación global, los problemas de la cadena de suministro, el choque de oferta de energía, la caída en la productiva de China, la situación geopolítica de Rusia y Ucrania, y la persistencia del coronavirus; la economía dominicana ha presentado una estabilidad económica superior a sus países vecinos de la región, debido a la ejecución de políticas monetarias y directrices fiscales, así como la proactividad del sector privado, que apostaron agresivamente a la reactivación de la economía local.


Durante el 2022 todas las actividades económicas mostraron un crecimiento interanual positivo, excluyendo la explotación de minas y canteras. Destacándose el protagonismo de algunos sectores claves, tanto por su aporte en el producto interno bruto, así como por su generación de empleos, alto grado de transmisión de conocimiento y efecto spillover en otros sectores conexos. A continuación, analizamos tres sectores que se caracterizaron por esto:


Turismo. Es de amplio conocimiento para todos que el turismo presentó en 2022 un extraordinario crecimiento, reflejando una tasa interanual de 25.2% a noviembre, la recuperación de su empleomanía y un cierre estimado de 8.4 millones de turistas, tanto por vía aérea y marítima, según las proyecciones del BCRD. El mismo rompió record histórico en meses puntuales y su estrategia de crecimiento se ha destacado como caso de éxito a nivel internacional. La recuperación de este sector aportó a las reservas unos ingresos por US$8,670.7 millones. En cuanto a inversiones extranjeras directas se mantiene como un gran participante, aproximadamente el 22% del total.


Zonas Franca. La actividad ha presentado un crecimiento interanual a noviembre de 5.9%, alcanzando niveles de exportaciones superior US$7,264.4 millones lo que representa un incremento interanual de un 10%. Su comportamiento se debe al mayor número de empresas establecidas bajo el régimen, así como una mayor captación de inversiones para su desarrollo. Este sector registró un impulso en la empleomanía a nivel nacional y refleja un crecimiento de nuestras exportaciones de servicios mediante los call center generando mas de 20 mil empleos, un subsector que tuvo un crecimiento interesante en tiempo de pandemia debido a la alta demanda de las TICs. En cuanto a bienes se impulso la fabricación de equipo médicos, productos eléctricos, confecciones textiles, entre otros.


En cuanto a manufactura local registró durante el mismo periodo un crecimiento interanual de 2.6% inducido por las industrias de productos químicos, otros productos alimenticios, elaboración de bebidas, entre otras.


Transporte y almacenamiento. A noviembre este sector crecía a una tasa de 6.7% respecto al mismo periodo del 2021. Su evolución es gracias al efecto “spillover” (efecto domino) del dinamismo de otros sectores cables de la República Dominicana. Especialmente en la producción, distribución y comercialización del sector agropecuario, las zonas francas y la manufactura local, así como las importaciones y el repunte de vehículos privados.


A pesar de que en el año 2023 los analistas esperan un nuevo proceso de recesión económica en las principales economías del mundo (Estados Unidos, Unión Europea y China) y aún existen temas estructurales en el mercado dominicano que se consideran cruciales para su desarrollo, debemos de mantenernos mirando con el telescopio de las oportunidades, así como lo hicimos durante los años 2021 y 2022. Buscando oportunidades en sectores fuertes, pero también en aquellos no tradicionales que representan novedades en el mirador internacional. A continuación, recomendamos la mirada hacia sectores con grandes oportunidades.


Turismo de Salud. Aprovechar la coyuntura y los esfuerzos del sector turístico es el apalancamiento de nuevas oportunidades relacionadas a esta actividad económica, como es el turismo de salud. Durante el 2022 el sector salud generó un crecimiento interanual de 11%, reflejado principalmente por el sector privado y el aumento de personas en las ARS. Igualmente, el sector por su naturaleza es un sector de prioridad social, y esto aumento aún mas posterior a la pandemia. En adición, el país cuenta con ventajas competitivas, como son: profesionales reconocidos en el área médica, ubicación geográfica estratégica, conglomerados y asociaciones dedicadas a la materia como son el Clúster de Turismo de Salud, inversiones del sector privado de alta tecnologías médicas, apoyo financiero al sector por medio del Banco de Desarrollo y Exportación (BANDEX), entre otros.


Logística “Nearshoring”. Como mencionamos anteriormente, este sector “transporte y almacenamiento” es el reflejo del crecimiento de otros sectores tanto de inversión local como extranjera. Basándonos en el panorama internacional, el mismo puede ser beneficiado si se aprovecha la coyuntura de la movilidad de inversiones de países asiáticos hacia América Latina mediante el modelo de “nearshoring”, que se basa en transferir su producción u otros procesos del negocio en las zonas mas cercana a sus principales clientes, como son Estados Unidos. Un valor agregado que tiene el país para este tipo de modelos, es la ubicación geográfica, infraestructura de transporte, telecomunicaciones avanzadas, incentivos fiscales, entre otros, esto sin mencionar los planes nacionales de ser el HUB Logístico de Inversión en el Caribe.


Agricultura Familiar y Gestión Ambiental. No es un misterio que previo a la pandemia el mundo alertaba una inseguridad alimentaria global, lo que sin duda la entrada del COVID-19 y demás shocks externos aceleraron este proceso. Actualmente, profesionales, organismos y gobiernos de todo el mundo están creando estrategias, incluyendo financiamiento y donaciones, para reducir los efectos humanitarios de la misma. En el año 2022, el sector agrícola creció a una tasa interanual de 2.4%, principalmente estimulada por el aumento de préstamos a tasas atractivas, tasa cero para la importación de materias primas y planes gubernamentales dirigidos al sector. A pesar de que el país cuenta con una importante producción y buen abastecimiento, los desafíos de la inseguridad alimentaria no son ajenos a el.


Mantener enfoque en la agricultura familiar y la innovación en nuestros campos sigue siendo una buena apuesta. Donde yacen muchas oportunidades en la integración del sector público y privado. Temas como el clima, la gestión ambiental de la producción y el apoyo socio-económico a la familia agrícolas, no solo tiene un impacto humanitario también desde el entorno empresarial para generar impacto económico y estimular la empleomanía de técnicos y profesionales nuevamente en el campo.


Las oportunidades no se limitan a estos sectores, y justo es la idea de este artículo: Abrir hilo y reflexionar en todo momento donde están las oportunidades del año 2023, pese a ser un año que se proyecta con luces y sombras.



Angela Ma. Santana Rosario

Economista


Fuente de datos: Estadística del Banco Central de la República Dominicana.





626 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page