• Mónika Melo

Transformación Digital del Sistema de Salud

Hablar de transformación digital de un sistema de salud implica mucho más que la digitalización de papeles o las consultas virtuales, o que cada proveedor de servicios utilice dispositivos para resguardar la data y los resultados de sus usuarios. Desde nuestro punto de vista, implica una migración real y efectiva, así como el uso sistemático de la data que sea generada por esos proveedores de servicios.


El Instituto OMG propone que la República Dominicana migre a un sistema de salud digitalizado donde la vasta cantidad de data generada en cada interacción con los pacientes sea de fácil acceso y se pueda aprovechar en su planificación.


Bajo la transformación propuesta, el sistema de salud debe pasar de ser basado en papel a ser almacenado digitalmente, de modo que la data generada se pueda aprovechar en la planificación general del sistema de salud, utilizando a tales fines los avances en la ciencia de datos (data science) a los fines de identificar las necesidades que presenta el sistema de salud en toda la geografía dominicana para atenderlas de forma eficiente y eficaz. En otras palabras, el sistema de salud podría determinar de una manera más concreta y efectiva cuáles zonas necesitan especialistas en trauma o en epidemiología, cuáles necesitan más salas de cirugía o habitaciones de internamiento de menores o de ancianos, por citar ejemplos simples.


En adición se sugiere la creación del expediente médico único de pacientes, donde cada usuario de servicios médicos cuente con un único expediente clínico digital, registrado e identificable con el número de identidad del usuario, de modo que los proveedores de servicios médicos que sirvan a cada usuario/paciente puedan tener acceso a la información e historial clínico correspondiente y nutrir el expediente clínico en cada consulta o servicio médico, a fin de contar con información unificada por usuario, siempre manteniendo por parte de los proveedores de servicios de salud la debida discreción y confidencialidad y atendiendo a los principios científicos y éticos que orientan la práctica médica. En ese caso, el usuario o paciente sería el propietario de la data almacenada, no así el proveedor de los servicios médicos correspondientes.


Italia, Países Bajos y Países Nórdicos se destacan respecto al acceso del paciente a su información médica, llevando la delantera Finlandia con su sistema de expediente digital, con almacenamiento privilegiado y acceso remoto, entre otras funcionalidades


¿Qué beneficios traería la transformación digital del sistema de salud?

  • Planificar el uso de recursos humanos y financieros en la prestación de servicios públicos de salud y destino de insumos a corto y largo plazo

  • Planificar especialidades médicas más necesarias en República Dominicana

  • Entender cuáles enfermedades necesario prevenir y su ubicación geográfica

  • Oportunidad de unificar y aprovechar la data generada por servicios y dispositivos con aplicaciones móviles relacionadas con salud y medicina

  • Incentivo positivo a que el paciente cuide su salud al ser dueño de su historial médico en su expediente clínico electrónico

  • Mejor acceso a servicios médicos de emergencia con el acceso a expedientes clínicos electrónicos únicos

  • Democratización de los servicios médicos (eliminación del “secuestro” de expedientes)

  • Mejor prevención de enfermedades hereditarias y comunitarias

  • Disminuir costos de transacción

  • Incentivar la economía digital

  • Potenciar la prestación de servicios de salud

Componentes de un sistema de salud digital


Un sistema de salud digital requiere como mínimo los siguientes elementos[1]:


¿Qué se necesita para la digitalización del sistema de salud?


El BID ha indicado que las normas básicas necesarias para garantizar la seguridad jurídica de una salud digital son las siguientes[2]:


  1. Validez de los registros electrónicos de información clínica, incluyendo especialmente el proceso de identificación del paciente y el contenido de su historia clínica electrónica.

  2. La protección de datos y seguridad de la información de salud.

  3. Los derechos de los pacientes con respecto a la información clínica.

  4. Los derechos y obligaciones de los profesionales de salud, organizaciones y establecimientos sanitarios con respecto de la información clínica.


Se sugiere además:


  1. Interoperabilidad de todos los sistemas electrónicos que intervienen en el sector salud, preservando el principio de neutralidad tecnológica.

  2. Revisión de 23 normas identificadas (ver reporte íntegro)

  3. Interacción con stakeholders del sector público y privado (ver reporte íntegro)


Estos esfuerzos serían de gran aporte a las iniciativas de la Agenda Digital 2030 lanzada por el gobierno dominicano en el año 2021, de manera puntual con la iniciativa número 24, Estrategia Nacional de ESalud, que consiste en “Elaborar una estrategia nacional de Salud Digital (eSalud), en la que establezca cómo se aprovecharán las tecnologías digitales para mejorar la provisión de servicios de salud, basado en las directrices establecidas al respecto por diversos organismos internacionales, tales como la OMS.”

[1] Naciones Unidas. (2012). Manual de salud electrónica para directivos de servicios y sistemas de salud. Santiago de Chile: Naciones Unidas. [2] Gobernanza de la salud digital. El arte de la transformación de los sistemas de salud, por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 2020.

79 visualizaciones0 comentarios