top of page
  • Wendy Rodríguez

Las Remesas en la República Dominicana y su impacto en la economía

Por remesas se entiende normalmente las transferencias financieras o en especie hechas por los migrantes a sus amigos y parientes en las comunidades de origen[1], y suelen ser una de las manifestaciones más directas de la tendencia migratoria de un país. Estas representan un sustento significativo para muchas familias en todo el mundo, y los hogares dominicanos no son la excepción. En efecto, en República Dominicana existen aproximadamente 3.5 millones de hogares y más de 400,000 reciben remesas, lo que representa el 11.8% de las familias (2020-2021).[2]


A continuación, incluimos las siguientes gráficas que muestran el desempeño reportado por las remesas hacia el país desde el 2015, y los principales países desde los cuales proceden según informaciones publicadas por el Banco Central de República Dominicana (BCRD):


Gráfica 1:

Fuente: Banco Central de la República Dominicana


Gráfica 2:

Fuente: Banco Central de la República Dominicana


Como se puede apreciar en la gráfica 2, Estados Unidos (EE. UU.) es el principal país remisor de remesas, por lo que su desempeño económico ejerce una influencia directa sobre el comportamiento de las remesas que recibimos, pues desde ese país han procedido el 84.9 % de los flujos reportados en septiembre de este año. La gráfica 1 muestra cómo, por primera vez en los últimos seis años, hasta noviembre del año 2022 las remesas exhibieron una tendencia a la baja, probablemente producto de la crisis generada por el COVID-19.


Y ante esta realidad nos preguntamos, ¿Qué incidencia tienen estos recursos en la economía familiar y nacional? Muchas familias utilizan estos recursos para cubrir gastos corrientes (como salud, educación, inversión y otros) pero estos recursos también representan un ingreso complementario o adicional para muchos hogares, actuando como una fuente de mitigación de la pobreza. En efecto, según la encuesta de hogares del BCRD sin las remesas, la pobreza del país habría aumentado del 23.4% al 25.3% en 2020.[3]

Las remesas también contribuyen a un mayor flujo de divisas hacia el país. Esto ayuda a mantener la estabilidad relativa del tipo de cambio, el cual ejerce un efecto directo sobre la tasa de inflación[4]. En opinión de algunos expertos, las remesas son “contra cíclicas” y dependiendo de la realidad económica de cada país pueden tener un impacto estabilizador de la económica en momentos de crisis.[5] Así, por ejemplo, cuando la economía del país que recibe remesas está en crisis, los migrantes saben que sus familiares están en riesgo y envían más remesas para mitigar los efectos de la crisis.


En el caso específico de la República Dominicana, el nivel de inflación alcanzado en 2021 fue de 8.50%, pero hubiera podido ser mayor y alcanzar los dos dígitos, ya que, con el incremento de las reservas, en parte gracias a las remesas recibidas, se logró evitar que al incremento de los precios de los bienes importados se agregara una presión adicional generada por un incremento en la tasa de cambio.[6]


En otros países, en cambio, las remesas pueden tener un efecto negativo debido al exceso de dinero y sobredemanda de productos que generan, como ha sido el caso de México en el cual los resultados de un estudio realizado muestran que a partir del 2019 la inflación vino al alza, y una de las causas fue el aumento del consumo de los hogares asociado con un incremento en el envío de las remesas.[7]


Del otro lado de la moneda, la inflación y recesión en el país de origen de las remesas genera una reducción de los montos que los migrantes pueden enviar a sus familiares y allegados en el país, pues estos factores cambian comportamientos y hacen que las personas gasten más para suplir sus necesidades, por lo que tendrán menos recursos disponibles para el envío de remesas. En el caso específico de Estados Unidos, la inflación que afecta dicho país (la más alta del país desde 1981) está produciendo que a los inmigrantes les sea cada vez más difícil enviar remesas, ya que sus ingresos y ahorros se han visto reducidos por el aumento de precios observado en 2022.


No obstante, según pronósticos del BCRD todo apunta a que estaríamos cerrando el año 2022 con cifras de remesas muy alentadoras, cercanas a los US$10,000 millones, por lo que nos toca confiar en que estas proyecciones se hayan materializado, y de esta forma los flujos de remesas continúen generando un impacto positivo en el ingreso de las familias dominicanas.


[1] Las remesas. 15 de junio, 2022. https://www.migrationdataportal.org/es/themes/las remesas. [2] 4 beneficios de las remesas a la economía. Recuperado el 12 de enero del 2023. https://www.aba.org.do/index.php/blog-2/914. [3] Idem. 4 beneficios de las remesas a la economía. Recuperado el 12 de enero del 2023. [4] La inflación es el proceso económico provocado por el desequilibrio existente entre la producción y la demanda; causa una subida continuada de los precios de la mayor parte de los productos y servicios, y una pérdida del valor del dinero para poder adquirirlos o hacer uso de ellos. [5] Rodríguez, Carmen ¿Cómo afectará la inflación al envío de remesas desde Estados Unidos? 21 de julio, 2022. https://www.eltiempolatino.com. [6] Remesas ayudaron a controlar la inflación RD. 26 de mayo, 2022. https://www.lainformacion.com.do/economia [7] Andrade, Luis y Chiatchoua, Cesaire. 2022. Remesas como factor crucial en los niveles de inflación en México. Revista Revoluciones, Vol. 4, No. 7. Perú.

1567 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page