• Mónika Melo

Emprendiendo sin fondos: la traba más común



Tengo la idea, la voy a desarrollar. ¿Cuánto dinero necesito? Parece ser más de lo que tengo ahorrado, ¿dónde obtengo el resto del dinero? En el año 2017 el Instituto OMG (IOMG) realizó una serie de entregas respecto a las trabas que enfrentan los emprendedores en República Dominicana, siendo regularmente la más destacada, el financiamiento de los proyectos. En nuestras investigaciones hemos encontrado que la principal fuente de financiamiento del empresario de pequeñas y medianas empresas (emprendimientos o no) en República Dominicana es el recurso propio, por lo que el menor o mayor desarrollo de estas empresas y negocios depende en gran medida de la capacidad de ahorro previo o, ingenio de su propietario o desarrollador. En muchos casos este ahorro personal se complementa con aportes de familiares cercanos y amigos, que pasan a ser inversionistas y socios no por vocación, sino por la circunstancia. Conforme indica el reporte “Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico”[1], la República Dominicana se encuentra en la peor posición (en la número 56) del ranking de 56 países en lo relativo al desarrollo del emprendimiento, indicándose como el principal obstáculo que encuentran los emprendedores en el país el acceso al financiamiento. Entendemos que parte de la problemática de acceso al crédito para emprendedores se puede resumir en los siguientes enunciados:

  • Las instituciones financieras en República Dominicana se reconocen por ser adversas al riesgo después de la crisis bancaria vivida por el país en el 2003. Consecuentemente, podría dificultarse la facilitación de crédito al segmento de los emprendedores. A pesar de que se han creado los incentivos legales para el financiamiento del emprendedurismo, las exigencias de los bancos continúan siendo demasiado fuertes para los emprendedores.

  • Aquel que cuenta con una idea emprendedora no necesariamente cuenta con un historial crediticio o garantía para el financiamiento. Por esta razón, podría suceder que las instituciones financieras otorguen créditos a aquellos emprendedores que sí tienen un historial crediticio o garantía para el financiamiento, fomentando así una ventaja para sólo algunos dentro del segmento emprendedor.

  • El “espíritu emprendedor” se percibe limitado a emprendedores de un nivel socioeconómico más privilegiado, puesto a que son los que tienen acceso a información o preparación, perdiéndose ideas valiosas de un segmento menos privilegiado.

  • En caso de que las instituciones financieras sí estén dispuestas a financiar proyectos emprendedores de aquellos que no cuentan con un historial crediticio o una garantía para el financiamiento, podría ocurrir que las mismas apliquen una tasa significativamente alta para así contrarrestar el riesgo por incumplimiento de pago).

A pesar de lograr importantes avances en el sector financiero en lo referente al financiamiento del sector emprendedor, aún siguen existiendo obstáculos significativos que dificultan el acceso al financiamiento[2]. Dentro de dichos obstáculos, se pueden mencionar[3]:

  • Dificultad de garantías para acceder a recursos financieros

  • El acceso al crédito y los fondos de riesgo está más restringido, lo que dificulta el financiamiento

  • Las exigencias por parte de las entidades bancarias de grandes garantías, por lo general bienes inmobiliarios, lo que dificulta el financiamiento

  • Las altas tasas de interés

  • El acceso a fuentes nuevas de financiamiento, capital semilla, capital de riesgo

En fecha 27 de septiembre de 2017, la Junta Monetaria emitió mediante Segunda Resolución, una modificación integral del REA (REA 2017), que presentó cambios importantes para el sector financiero, pudiendo ser aprovechado por el sector empresarial y, de manera especial, por los emprendedores. No obstante, es imprescindible que el emprendedor cuente con diversas opciones y posibilidades, en adición a la banca tradicional, que representarían una gran oportunidad de fortalecimiento del ecosistema del emprendimiento, tales como capital de riesgo, capital semilla, productos apalancados en tecnología financiera o Fintech (créditos en línea, crowd funding, entre otros) o habilitando fondos existentes en el mercado, como sería conferir liquidez a los aportes voluntarios realizados en los fondos de pensiones. Les invito a visitar la página del IOMG (iomg.edu.do) https://www.iomg.edu.do/investigacionesiomg para ver en más detalle nuestras propuestas respecto del ecosistema emprendedor, y de los aportes voluntarios al sistema de pensiones.

[1] Hugo Kantis, Juan Federico y Sabrina Ibarra, “Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico: América Latina en el nuevo escenario global ”, 2015 [2] Ferraro, Carlo, Apoyando a las pymes: Políticas de fomento en América Latina y el Caribe, Publicación de las Naciones Unidas, 2011, 259- 260. [3] Op. Cit.



21 vistas0 comentarios